TELAS DE VERANO

En verano, los colores oscuros, entregan el relevo a las paletas pastel,  colores de la tierra, los azules del mar y tonos atrevidos, que nos dan energía para estos largos días. El amarillo del sol, es el color de moda este verano, con el verde mint y los sempiternos azules mediterráneos. El rosa pastel, es también un color con el que nos atrevemos en verano, parece que en invierno lo encontramos más infantil, aporta relax y en verano además, parece que todo está permitido. Cambiamos fundas de cojines, plaids y descolgamos cortinones para aligerar las estancias. Es la estación “de vernos”, de disfrutar de la naturaleza, también impresa en las telas. Los muebles de fibra naturales vuelven a ocupar porches y terrazas,  uno se siente más veraniego cuando se sienta en un sillón de ratán o de bambú.  Integrar las casas en la naturaleza (para quien tiene oportunidad de disfrutar de un jardín o una terraza ), es una tarea que facilitan los editores textiles y los fabricantes de revestimientos; hay en el mercado un sinfín de materiales con la impronta del estío. Además, es una tarea que resulta muy gratificante, recoger los trastos de cara al invierno, no lo es tanto. En el norte, vamos con retraso, viste la casa de verano.Ahora ya si.