Sobre mí: Susana Velo

 

Crecí entre telas, pasamanerías, máquinas de coser y la obsesión por el trabajo bien hecho que tenía mi madre Carmen Velo, ella, supongo, fue la culpable de mi pasión por este mundo.  Mi madre se dedicó toda su vida a este negocio, como costurera, tapicera y finalmente como decoradora, yo viví toda su peripecia empresarial, por eso podría decir que conozco  este negocio desde el sótano hasta el ático.

En 1983, me incorporé al negocio familiar, que compatibilizaba con mis estudios de Decoración  en la Escuela de Arte y Superior de Diseño Pablo Picasso, de A Coruña,  cuando finalicé y después de unos años de rodaje en la empresa, creamos Intro Interiorismo, el estudio de decoración al que me dediqué desde el año 2000.

Ahora, en el 2017, emprendo una andadura en solitario tras el cierre de Carmiña Tapiceros, poniendo mi experiencia y dedicación al servicio de todas aquellas personas que quieran confiarme su proyecto.